LIBRO PRIMERA SANGRE DAVID MORRELL PDF

Amazon Music Transmite millones de canciones. The first thing you want to do, is forget everything you maybe already know about Rambo as best you can. Book Depository Libros con entrega gratis en todo el mundo. This book is percent anti-war.

Author:Voodoorg Dokree
Country:Malawi
Language:English (Spanish)
Genre:Technology
Published (Last):25 May 2017
Pages:495
PDF File Size:13.51 Mb
ePub File Size:7.20 Mb
ISBN:317-6-73023-965-7
Downloads:71995
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Zuzragore



Tena una barba larga y tupida, el pelo le cubra las orejas y caa muy por debajo del cuello; estaba haciendo auto-stop a un automvil que se haba acercado al surtidor. Al verlo all, descansando el peso del cuerpo sobre una cadera, con una botella de gaseosa en una mano y el saco de dormir enrollado en el suelo junto a sus botas, resultaba difcil imaginar que el martes, el da siguiente, estara buscndole casi toda la polica del condado de Basalt.

Y con ms razn, nadie hubiera podido suponer que para el jueves estara escapndose de la Guardia Nacional de Kentucky, de la polica de seis condados y de un buen nmero de civiles amantes de las armas de fuego. Pero al verle andrajoso y cubierto de tierra en la estacin de servicio, inmvil junto a un surtidor, tampoco era posible adivinar qu clase de muchacho era Rambo y qu sera lo que iba a desencadenar los prximos acontecimientos.

Sin embargo, Rambo no ignoraba que sobrevendran dificultades. Dificultades bien serias si alguien no pona especial atencin. El automvil al que le estaba haciendo auto-stop estuvo a punto de atropellarle al salir de la estacin de servicio.

El empleado del local guard en su bolsillo la libreta de ventas y un talonario de vales, y sonri al ver las marcas que haban dejado las cubiertas del coche en el alquitrn caliente, cerca de los pies de Rambo.

Pero cuando emergi de entre los otros automviles el coche patrulla que se diriga hacia l, Rambo se puso rgido al reconocer nuevamente el comienzo de la misma rutina. No, por Dios. Esta vez no. Esta vez no permitir que me lleven por delante. El coche tena una inscripcin que deca: Jefe de Polica, Madison. La antena de la radio vibr cuando se detuvo al lado de Rambo y el polica que lo conduca se inclin hacia un lado sobre el asiento de adelante, para poder abrir la puerta del otro lado.

Se qued mirando las botas cubiertas de una costra de barro, los vaqueros arrugados y rados en los bajos y remendados en un muslo, la camisa azul salpicada por algo que pareca ser sangre seca, y la chaqueta de cuero. Se demor un momento ms observando la barba y el pelo largo. No, eso no era lo que le molestaba.

Era otra cosa, pero no saba bien qu. Est bien, sube de una vez le dijo. Pero Rambo no se movi. Te he dicho que subas repiti el hombre. Debes tener un calor espantoso ah parado con esa chaqueta. Pero Rambo se limit a beber su gaseosa observando pasar los coches y no se movi.

Simplemente le dirigi una mirada al polica. Es que no oyes bien? Rambo le observ en la misma forma en que el otro le haba observado a l: pareca algo bajo y rechoncho sentado frente al volante, tena arrugas alrededor de los ojos y abundantes y profundas cicatrices de viruela en las mejillas que se asemejaban a las vetas de una madera rstica.

No me mires de ese modo! Pero Rambo prosigui estudindole: uniforme gris, el primer botn de la camisa desabrochado, la corbata floja, el frente de su camisa empapado por el sudor.

Rambo trat de averiguar qu clase de revlver tena pero no lo logr. El polica lo llevaba del lado izquierdo, opuesto al lugar en el que se situara su pasajero. Te lo repito dijo el polica No me gusta que alguien se me quede mirando a los ojos! Y a quin le gusta? Rambo mir nuevamente a su alrededor y recogi su saco de dormir. Cuando subi al coche coloc el saco entre l y el polica. Hace mucho rato que ests esperando? Una hora. Desde que llegu. Podas haber esperado durante mucho ms tiempo.

La gente de por aqu no suele llevar en su coche a nadie que haga auto-stop. Sobre todo si presentan un aspecto como el tuyo.

Est prohibido por la ley. El parecerse a m? No te hagas el listo. Quiero decir que est prohibido por la ley hacer auto-stop.

Cuntas personas se han detenido para recoger a un muchacho en el camino y luego han aparecido muertas o robadas. Cierra la puerta. Rambo bebi lentamente un trago de gaseosa antes de hacer lo que le ordenaban. Dirigi una mirada al empleado de la estacin de servicio que permaneca junto al surtidor, sonriendo mientras el polica avanzaba con su vehculo entre el trfico, rumbo al centro de la ciudad.

No debe preocuparse le dijo Rambo al polica No pienso robarle a usted. Qu gracioso. Por si no has visto lo que est escrito en la puerta, debo notificarte que soy el jefe de polica. Wilfred Teasle. Pero supongo que no tiene sentido decirte cmo me llamo. Atraves un cruce principal en el momento en que la luz se pona amarilla.

Numerosos comercios se agrupaban a ambos lados de la calle: una farmacia, un saln de billares, una tienda de deportes, muchos otros ms. Por encima de ellos, rumbo al horizonte, se alzaban las montaas, altas y verdes, con un toque de colorado y amarillo aqu y all, donde las hojas haban comenzado a marchitarse. Rambo observ la sombra de una nube que se deslizaba sobre las montaas. Adnde piensas ir? Acaso tiene alguna importancia? Reflexionando un poco, supongo que no tiene mucha importancia el saberlo.

Pero no obstante, hasta dnde te diriges? A Louisville, tal vez. Y tal vez no. As es. Dnde dormiste? En el bosque? Quizs por el momento no sea peligroso. Las noches se estn haciendo ms fras y las vboras prefieren quedarse en sus cuevas en lugar de salir a cazar.

Lo que no impide que uno de estos das te encuentres con una compaera de cama enloquecida por el calor de tu cuerpo. Pepper en la ventana. Qu te parece ese restaurante, es como para mortificarle a uno!

Desde que tuvieron la brillante idea de instalarse en la calle principal, todo el da hay muchachos que llegan con sus coches haciendo sonar las bocinas y tirando basura a la calle.

Rambo bebi otro trago de su gaseosa. El que te recogi era alguien de la ciudad? Vine caminando. Llevo caminando desde el amanecer. Lo siento mucho.

Espero que este viaje en coche te descanse un poco, verdad? Rambo no le contest. Saba lo que vendra despus. Cruzaron un puente debajo del cual corra el arroyo que atravesaba la plaza principal, en cuyo extremo se alzaba el viejo edificio de piedra de los tribunales de justicia flanqueado por numerosas tiendas a ambos lados.

Pero sigui avanzando dejando atrs la plaza, continuando por la misma calle hasta que solamente se vieron casas, prolijas y de buen aspecto al principio, pero que luego se convirtieron en unas grises y destartaladas casillas de madera frente a las cuales numerosos chicos jugaban en medio de la basura. El camino suba entre dos riscos hasta llegar a una planicie en la que ya no haba ms casas sino el rastrojo de un sembrado de maz que haba adquirido un tono marrn por el sol.

Sali del pavimento y detuvo el coche justo despus de pasar el cartel que deca Est usted saliendo de Madison. Conduzca con prudencia. Ten cuidado dijo. Y no te metas en los replic Rambo. As es como sigue, verdad? Ya has estado antes en esta ruta. Creo que no necesito explicarte que los tipos con un aspecto como el tuyo tienen una marcada tendencia a convertirse en elementos perturbadores.

Agarr el saco de dormir que Rambo haba colocado entre ambos, lo puso en el regazo de ste y se inclin por encima de Rambo para abrir la puerta del lado de su acompaante. Cudate bien. Rambo se baj lentamente del coche. Hasta la vista dijo cerrando la puerta de golpe. No respondi Teasle por la ventanilla abierta.

No creo que nos volvamos a ver. Se adelant un poco por el camino, dio una vuelta en U, y se dirigi nuevamente hacia la ciudad, haciendo sonar la bocina al pasar frente al muchacho. Rambo se qued mirando el automvil, hasta que ste desapareci entre los riscos. Bebi lo que quedaba de la gaseosa, tir la botella a una zanja, se colg el saco de dormir de un hombro y se encamin otra vez hacia la ciudad.

EMMANUEL LEVINAS USELESS SUFFERING PDF

david morrell

.

FACING CODEPENDENCE PIA MELLODY PDF

primera sangre david morrell

.

ESTENOSIS TRICUSPIDEA PDF

'Morrell, David (1943-)'. 26 títulos.

.

Related Articles